viernes, 21 de noviembre de 2014

Juventud, divino desdoro

Hoy es mi cumpleaños.
Mi reserva ovárica es cada vez más pequeña y mi culo, cada vez más grande.
Voy ganando arrugas y perdiendo pelos en la lengua pero esa pérdida, con la que soñé tanto tiempo, no me hace más feliz. Sigo sin encontrarle la gracia a eso de zaherir al prójimo. 
Sigo también muy loca. Aún no he superado la pueril necesidad de aplauso (y de comentarios, y de felicitaciones).
Pero algún día, ¡oh, algún día!, creceré.
Y ustedes, que lo vean.
...
Iba a despedirme con un sonoro "¡chin chin!", no por Afflelou sino por aquello de brindar juntos. Pero, después de oír a Blecua el miércoles, me ha dado por mirar "chin" en el diccionario y... ¡es una interjección que se usa para llamar a los cerdos! Lo de los brindis es "chinchín".
¿Pues saben qué les digo?
¡Chin, chin y chinchín! ¡Champán y jamón ibérico!
(Y para quienes se pasen por la quedada Nanowrimo en Zaragoza, tarta.)

Imagen de Eve Arnold.

5 comentarios:

Blueli dijo...

¡Muchísimas felicidades, Begoña! :D
Que cumplas muchos más, espero que pases un feliz día rodeada de tus seres queridos.
¡Un beso enorme!
Laura

Sabela González dijo...

¡Felicidades! No sé para qué querrás estar menos loca, pero hoy te puedes pedir lo que quieras.
¡Besiños!

Sam Fisher dijo...

Makaria hemera ktl.

Lamardestrellas dijo...

Felicidades, Oro, de todo corazón. Que seas muy feliz.
Y también:
Felicidades, Oro. De todo corazón: que seas muy feliz.
Un beso grande.

La Oro dijo...

¡Gracias, gracias, gracias, gracias!
De todo corazón.