miércoles, 11 de mayo de 2011

Intimidades de una escritora

Estoy leyendo Los enamoramientos, de Javier Marías (solo diré eso: lo estoy leyendo; si me estuviera gustando más, si me estuviera gustando tanto como tendría que gustarme, diría algo más). Se dice en el libro de Marías sobre los escritores (les ahorro las digresiones de Marías; en este blog, la única que se va por las ramas, la única que abre y cierra paréntesis, soy yo): "[Los escritores] son gente rara, la mayoría. Se levantan de la misma forma que se acostaron, pensando en sus cosas imaginarias que sin embargo les ocupan tanto tiempo. Los que viven de la literatura y sus aledaños y por lo tanto carecen de empleo (...) no se mueven de sus casas y lo único que tienen que hacer es volver al ordenador o a la máquina (...) con incomprensible autodisciplina: hay que ser un poco anormal para ponerse a trabajar en algo sin que nadie se lo mande a uno."
Ese ir y venir de la cama al ordenador me ha recordado la definición de literatura que hacía Rafael Reig en su desopilante Manual de literatura para caníbales. Decía Reig: "Al fin y al cabo, la literatura no es más que un tipo que está en su casa y se pone a escribir en pijama. Este individuo obstinado escribe y escribe, sin parar, hasta que consigue terminar un libro. Después otro sujeto lo imprime, otro lo distribuye y, al final del recorrido, siempre aparece otro, también en su casa, que se pone a leer sin zapatos, con los pies encima de la mesa. Esto es el fenómeno literario. Pare usted de contar. Tipos cansados, con ojeras, que escriben en pijama. Mujeres adormiladas en un vagón de tren. Hombres que se descalzan para leer más cómodos. Niños absortos en un rincón del patio durante todo el recreo".
Así es.
Y ahora, queridos, esta rara, esta anormal, esta tipa cansada que les escribe, se va a poner el camisón (¿y quién me manda a mí vestirme esta mañana? ¡Ah, sí!, un niño en edad escolar) y va a seguir escribiendo.

(C) Imagen del Museo del Traje. Lo aclaro, obviamente, no por cuestiones legales sino para que nadie ponga en duda que ese no es mi camisón.

10 comentarios:

Marta Gómez dijo...

¡Qué pillina! Reunir en el mismo post a Reig y a Marías, con el cariño que se tienen... Solo diré que me ha encantado la definición de literatura de Reig y que no pienso leer "Los enamoramientos". Y que el camisón te dé fuerzas...

La Oro dijo...

Jijiji. Así soy yo, una pérfida camuflada bajo un camisón de algodón y cuello alto... Pero a ti no te engaño.
¿A que mola poner a esos dos, S.M. Xavier I y el cadete Reig, juntos y revueltos, dándose zarpazos?

Mai dijo...

Creo que mi definición de escritores dista mucho de la de estos dos señores.
Eso sí, no sé si algún día seré o no escritora, pero de que llevo el pijama puesto mientras leo (esta mañana) y escribo esto... verdad verdadera :P

Teresa dijo...

Acabo de legar a tu blog y me ha gustado esta entreda. Yo creo que los escritores, como todo el mundo tansmiten como son y Javier Marías es como es. Yo jamás haría algo así de cansino.
Te seguiré.
Si quieres ver mi blog es éste.
www.loslibrosdeteresa.wordpress.com
Un saludo
Teresa

Lamardestrellas dijo...

Conozco a algunos escritores que madrugan, se duchan, se visten, llevan al cole a sus hijos, van a la oficina, trabajan en algo divertido y/o aburrido durante casi todo el día, recogen a sus hijos del cole, hacen sus deberes con ellos, los bañan, les dan de cenar, los acuestan, cenan con su pareja, recogen la cocina... y luego, milagrosamente, ¡encuentran un hueco para escribir! :)

La Oro dijo...

Mis respetos, lamardestrellas, y mi rendida admiración. Para que luego digas que no llegas...

La Oro dijo...

Con el colpaso de Blogger se perdió este comentario que dejó Teresa. Lo recupero desde mi correo y lo vuelvo a incluir. Además, aviso, pienso sacarle partido...

Teresa

Acabo de legar a tu blog y me ha gustado esta entrada. Yo creo que los escritores, como todo el mundo transmiten como son y Javier Marías es como es. Yo jamás haría algo así de cansino.
Te seguiré.
Si quieres ver mi blog es éste.
www.loslibrosdeteresa.wordpress.com
Un saludo
Teresa

Lamardestrellas dijo...

Begoña, ¡no me refería a mí! :D

Laura dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Laura dijo...

Hola!

He llegado a este blog de rebote, a través de Vanity Fair y tengo que decirte que me encanta. ¡Felicidades! Te he mencionado en el mío

http://www.escribirapesardetodo.com/2011/11/adios-al-pijama.html

Saludos!

Laura