miércoles, 15 de febrero de 2017

El asalto de la poeta inadvertida

El niño tiene catarro y, a falta de nuestra farmacia del Parque Roma, nos vamos al Boots más cercano a por respuestos de Nurofen, y para que el niño se despeje un poco.
Nada más salir de casa, de frente, vemos acercarse a una señora con perrito. La señora es normal y el perrito es medio feo pero es un perrito y ya lo estamos mirando y diciendo "uy uy uy" cuando la señora se para a nuestro lado y me dice:
–¿Es usted la madre de este niño?
Y yo pienso:
1. A ver qué ha hecho.
2. Qué bien. Esta señora me ha confundido con una jovenzuela au-pair.
–Sí, sí, soy yo.
Y ella, que viste de rojo, nos dice:
–Soy una poeta.
Ya, ya. Y mi abuela, motorista.
Aquí en Irlanda se creen que los versos crecen en los árboles.
La poeta del perrito me pide permiso para recitar un poema a mi hijo y –permiso concedido– le pregunta a él cuántos años tiene. A partir de ahí se pone a recitar un poema sobre un niño que tiene su edad.
¡El poema es buenísimo!
La poeta es una poeta.
–Pues ya sabes –le dice a mi hijo cuando termina de recitar su largo poema sobre la condescendencia de los adultos con los niños–. Cuando vuelvas a verme, me dices: "Hola, Siobhán. Recítame un poema" o "No, Siobhán, ya estoy harto de tus poemas". 
Y antes de que yo pueda cerrar la boca, que lleva cinco minutos abierta, la poeta desaparece con su perro, como por arte de magia.
Ni tiempo he tenido de preguntarle por su apellido.
He puesto en google "Siobhán poet" y "Siobhán poet Dublin". Hay cientos. ¿No les digo que aquí salen poetas como setas? Pero ninguna de las poetas de google es la nuestra. Mejor.
Esperaremos a que nos vuelva a asaltar.

Imagen de Ruth Jacobi.

6 comentarios:

Sabela González dijo...

¡Esta anécdota es una joya!

Paloma dijo...

¡No puede ser verdad! ¿En serio?

La Oro dijo...

¡Gracias, Sabela! Sí, lo es.
Verdad verdadera, Paloma. Como te lo cuento.
Esta mañana he vuelto a ver a la poeta con su perrito por la ventana. Además de poeta, creo que es vecina.
(Un gusto verte por aquí.)

Carmen Calvo dijo...

Pues ahora que nos has puesto la miel en los labios, no dejes de contarnos más capítulos de tus encuentros con la poeta dublinesa. ¡Qué historieta tan bonita!

La Oro dijo...

¡Gracias, Carmen! No sé la poeta, pero nosotros hemos estado de vacaciones. ¿Cogen vacaciones los poetas?
Seguiremos informando. :)

Mara dijo...

:O me encanta cuando la vida se vuelve fantasía sobre todo para los niños, ese regalo-poema tuvo que ser muy hermoso :D
cuéntanos más y... escribe, escribe! ;)
XXX OOO XXX