miércoles, 21 de agosto de 2013

Bambalinas

Me hicieron una entrevista veraniega para heraldo.es y, cuando la mandé, me respondió Antón Castro: "Espero que estés bien y por el humor ya veo que sí". Y pensé: "Vaya, mi carrera de actriz empieza a despegar".   
Una hura es una madriguera. Un huraño es quien huye y se esconde de las gentes.
Dice la RAE que "hura" viene de forāre (agujerear) en tanto que "huraño" viene de foranĕus (forastero). Qué raro que "huraño" no provenga del mismo agujero que "hura", porque, al fin y al cabo, los huraños son personas que deberían vivir en una madriguera y así todos contentos: el huraño en su soledad y la humanidad sin tener que aguantar los gruñidos del huraño. Tendré que preguntar a alguien que sepa de etimología.
¿Vacaciones? Y una porra. Dejé de escribir aquí porque este blog siempre quiso ser más parecido al escenario de un musical que a una madriguera y andaba más bien huraña, y era agotador fingir lo contrario.
Pensé: "volveré cuando al teclear dejen de salirme hurañeces y me salgan himnos de alegría y tap y click y slide, que es lo que quiero para ustedes, queridos lectores y queridas lectoras de este blog".
Gracias por la paciencia.

En la imagen, de Fernando Sancho, en jarras, yo esperando el momento de salir de mi madriguera. Casi a punto.

6 comentarios:

C. (@el_croni) dijo...

Tú escribe cuando te apetezca, que aquí estaremos para leerte.

Begoña R. dijo...

Un reencuentro contigo siempre es motivo de alegría...

Esperaremos lo que necesites :)

Abrazos.

La Oro dijo...

Croni, oh, esa frase... Ese unicornio alado en boca de un editor.
Begoña, muchas gracias. Tú siempre ahí.

Sam Fisher dijo...

Tienes razón, "hura" y "huraño" no tienen el mismo origen.
Remontándonos al indoeuropeo, la primera se relaciona con una raíz que significa "agujerear" y la segunda con una raíz que significa "puerta". Esta última dejó en latín el adverbio "foras" que significa "afuera". De ahí sale el latín "foraneus" con el significado de quien viene de fuera.
NOTA:Las derivaciones semánticas las dejo a tu preclara mente de literata.

La Oro dijo...

¡Equilicuá! ¡La explicación que necesitaba del comentarista que esperaba! No es igual que recibirla al raso rodeada de grillos, churreros, mujeres sin brújula, estrellas y pájaros que hablan morse, pero me servirá. ¡Gracias!

Rusta dijo...

Lo primero de todo: me alegro de volver a ver el blog en marcha (aunque yo no he dejado de leerte, ejem). Como dice el Croni, escribe cuando te apetezca. Y qué nivel, Sam Fisher, para que luego digan que leyendo blogs (y comentarios de blogs) no se aprende nada.

Espero que las vacaciones te hayan cundido. Y qué curiosa la anécdota de Luz Gabás.

Besos.