miércoles, 23 de marzo de 2011

Sin palabras

Así estoy. Sin palabras y con el dolor de pies más dulce que he sentido en mi vida. (Los plastic dreams no están preparados para hacerte soñar sobre los adoquines que hay junto a la Puerta del Sol.)
Mi novela Pomelo y limón -ya lo puedo contar- ha ganado el premio Gran Angular, y Nesquens, mi amigo Daniel, el premio El Barco de Vapor, y acabo de volver ahora de la entrega de premios.
En su discurso, doña Letizia ha leído este fragmento de mi novela: "Los recuerdos están hechos de palabras; la vida está hecha de palabras. No puedes cambiar lo que te ha pasado, pero puedes escoger las palabras para contarlo."
No cambiaría nada de lo que ha pasado este 22 de marzo. Pero sencillamente hoy no encuentro las palabras para contarlo.
Quizá mañana.
Sobrepasada y feliz, solo me sale una palabra, y siento que se queda corta: gracias.

9 comentarios:

Lamardestrellas dijo...

Enhorabuena, Begoña. Ayer estabas radiante, y no se te notó nada el dolor de pies :)

Mai dijo...

Tenías que haberte puesto los azules jejeje ¡¡Enhorabuena!! Con ganitas de leerlo. Felicidades!

susanarosique dijo...

¡Felicidades, Begoña!Acabo de descubrir tu blog desde el de LIJ de Jorge Gómez Soto; estoy deseando leer tu cítrico libro, ;-)
Por cierto, estabas elegantísima (menuda figura tienes!!)
Un saludo, Susana.

Óscar Luis Mencía dijo...

Fue un gustazo conocerte, Begoña, cuando te dirigiste a la princesa algunos nos agarramos a la silla, pero con esa simpatía no hay quien se te resista. Después de los tostones fue un placer escucharte; ahora respira, mujer, que lo que te espera es grande.

Muchas felicidades de nuevo y a disfrutarlo, te sigo por aquí con mi bufanda, que acaba de llegar del tinte ;P.

Jara Santamaría dijo...

Felicidades otra vez, Begoña. Tu discurso fue maravilloso. Nos dejó a muchos con un nudito en la garganta... :)

La Oro dijo...

¡Mil gracias! Me hace especial ilusión que una experta en brillo como "Lamardestrellas" considere que estaba radiante.
Mai, ¡no! Los azules puede que fueran más bonitos, pero te aseguro que, como instrumento de tortura, no tenían precio. Ya te digo, te los presto cuando quieras.
Susanarosique, jo... después de lo que dijo el ministro (entre otras muuuchas cosas: que la elegancia era inteligencia), me encanta que me digas que estaba "elegantísima".
¡Óscar! Cómo olvidar a ese chico con esa bufanda. Te la habrás teñido de rojo, supongo... Qué ilusión.
Gracias, Jara. Supongo que lo del nudo en la garganta fue puro contagio. ¡No sabes el que tenía yo en ese momento!
Gracias, gracias...

Lou Perea dijo...

Ahora mismo salgo a comprarlos dos libros, enhorabuena, pero desde ya, tehago saber que esa frase es de lo más bonito que he oído en mi vida.
Enhorabuena

Lou

Pepa dijo...

Me acabo de enterar. Y veo tu web y tu blog. Enhorabuena de corazón. Lo mereces desde muy antiguo. Y estoy segura que la princesa comprendió :-) Ah! Y me encanta tu estética misteriosa y la ética que lleva implícita ;-) mucho mejor que Miss Palencia, dónde va a parar!

Mara Oliver dijo...

Acabo de aterrizar y voy de atrás hacia delante, que bien que tengo todavía mucho por leer, jejeje, en fin... bueno, que ya veo por la foto que no elegiste el blanco con azul :P , no me había imaginado que era para "esa" fiesta, jejeje.
Felicidades, de corazón. Este año es de los pocos que no he pensado ¿de verdad que no había otro mejor?
Voy a seguir viajando en el tiempo hacia delante.

XO XO