domingo, 24 de diciembre de 2017

Felices todo

Van a tener que perdonar el sentimentalismo. No es que sea Navidad. Es que acabo de cerrar dos cajas llenas de fotos, tirar decenas de casettes rotulados con letra manuscrita y meter en otra caja una cinta de vídeo VHS con la pegatina BEGOÑA SUPERSTAR que no sé qué contiene y otra en la que pone ECOGRAFÍA I. 20 SEMANAS.
Hago un alto en esta tarea agotadora e interminable de desmantelar una casa y tecleo en Google esa combinación de letras que hace tanto que no escribía: elblogdelaoro.
Antes he tenido que compartir internet con ese teléfono nuevo que reemplaza a aquel otro teléfono nuevo que estrené el lunes pasado y me robaron el sábado, porque hace meses que decidí que ya no tenía sentido seguir pagando por tener conexión a internet aquí, si total apenas vengo, si total esta casa está en venta, aunque sea la casa donde vuelvo por Navidad.
Y vengo con las manos aún llenas de polvo y un cosquilleo en la nariz a este blog, este espacio que un día fue mi casa, el sitio donde se organizaban saraos, se montaban pollos, se bailaba y se lloraba, aunque eso menos, porque siempre quise que este fuera más un sitio para la alegría. Sí, que fuera solo el salón, porque al fin y al cabo, era un lugar pensado para recibir visitas, sus visitas, aunque varias veces –me temo– les metí hasta el dormitorio, hasta el baño, hasta la cocina. Qué abandonado lo tengo. También lleno de polvo.
Ya perdonarán. Les confesaré que lo que me tiene distraída y alejada de este sitio es una vida intensa, plena y feliz. Quién me iba a decir a mí que se podía ser tan feliz en Madrid como en Dublín (o más). Les deseo para el 2018 eso mismo: que su mayor distracción sea la vida misma, una vida intensa, plena y feliz. Recuerden que siempre pueden encontrarla en los libros aunque...
Y en recordándoles esto, Tammi Terrell, Marvin Gaye y yo les deseamos una felicísma Navidad.
Ah, aprovecho (¡la promoció!) para recordar a los Reyes Magos que este año no tienen excusa para no dejar Oro a las criaturas de cualquier edad, porque pinchen aquí y miren
Besos.
PD: Si saben dónde pueden dar un buen uso a cajas y cajas de libros y objetos varios y tienen forma de recogerlos (en Zaragoza), háganmelo saber.

5 comentarios:

Carmen Calvo dijo...

Me alegro de tu felicidad, querida Oro. Vuelve cuando quieras, aunque sólo sea por Navidad. Ya barreremos un poquito el polvo aunque sea con la mano y pasaremos a leerte lo que nos dejes...
En cuanto a lo de los libros, en estas nuevas librerias de segunda mano, si tienes un número considerable de libros, pasan a recogertelo por casa https://www.re-read.com/re-compramos-libros/
Un abrazo y feliz año.

Carmen

Anónimo dijo...

Sabe, querida Oro...para algunos de nosotros tecelar esa combinación de letras: elblogdelaoro también supone un cosquilleo especial.
Se lo aseguro.
SEh!
CowboyTom

Mario Naya dijo...

Sé feliz ante todo, eso sí, un hueco, un vacío o un qué sé yo has dejado. Un abrazo, allí donde estés.

Anónimo dijo...

La combinación de las palabras "vida intensa, plena y feliz" justifica cualquier abandono (del blog) por su parte y cualquier nostalgia por la nuestra. Saber feliz a alguien que aprecias ayuda también a ser feliz. Y yo al menos seguiré tecleando de vez en cuando la dirección para ver si la puerta está abierta y se permite entrar hasta donde nos dejes.

Un gran abrazo y muchas cosas (buenas) más.

ENRIQUE CARLOS dijo...

¡Pues acabo de conocer el blog! Sí, ya sé, “¿dónde te metes, chico?” (gracias por lo de chico). Es que hace nada que abrí el mío y entré de lleno en todo esto… y sí, es muy complicado mantenerlo “vivo” el blog. En cualquier caso, aunque sean unas letras muy de vez en cuando, para mí será un placer leerlas. Te seguiré por tus libros, que eso por suerte no lo abandonas. Gracias por tu deseo: “que su mayor distracción sea la vida misma” Creo que no he leído uno mejor. ^__^
¡Abrazos y que sigas disfrutando!